junio 01, 2013

La Búsqueda por el Planeta X



En 1840, John Couch Adams empezó a investigar el movimiento de Urano. En 1845 Urbain Le Verrier lo investigó también. Adams presentó dos diferentes soluciones al movimiento extraño de Urano, suponiendo que las desviaciones eran causadas por la fuerza gravitacional de un planeta desconocido. El 30 de septiembre de 1846, una semana después del descubrimiento de Neptuno, Le Verrier declaró que aún podía haber otro planeta desconocido. El 10 de octubre, la luna más grande de Neptuno, Tritón, fue descubierta. Este descubrimiento permitió determinar la masa de Neptuno.

Otro intento para encontrar un planeta trans-neptuniano fue hecho en 1877 por David Todd. Usando un método gráficos y los datos inconclusos del movimiento de Urano, derivó elementos suficientes para suponer un planeta trans-neptuniano a una distancia de 52 A.U., con un periodo de 375 años y una magnitud menor a 13.

Percival Lowell, mejor conocido como el creador de la idea de los canales de Marte, construyó un observatorio privado en Flagstaff, Arizona. Lowell llamó a su planeta hipotético, el Planeta X, llevando a cabo numerosas observaciones para encontrarlo, sin tener éxito.

La primera búsqueda de Lowell terminó en 1909, pero en 1913 empezó de nuevo basado en nuevos cálculos de la posible masa, órbita y excentricidad del planeta. Varios buscaron al planeta X en vano de 1913 a 1915. En 1915, Lowell publicó sus resultados teóricos basados en el Planeta X. Es irónico que ese mismo año, 1915, dos débiles imágenes se tomaron de Plutón, y no fueron descubiertas hasta 1930, año en que se considera a Plutón como el noveno planeta.

Cálculos más recientes hechos por el Observatorio Naval de los Estados Unidos, confirman la perturbación orbital exhibida por Urano y Neptuno. El astrónomo Dr. Thomas C Van Flandern, del Observatorio Naval, dice que solo puede explicar estas perturbaciones con un planeta que no se ha descubierto aún, con una masa 5 veces más grande que la de la Tierra y un una órbita altamente elíptica.

En 1982, la NASA reconoció oficialmente la posibilidad de la existencia de un Planeta X (el décimo planeta), con el anuncio que "algún objeto misterioso está allá afuera - más allá que los planetas más lejanos".


Sumerios y Mesopotamios

Por otra parte, los sumerios consideraban a la Tierra un medio planeta llamado Tiamat, proveniente de una colisión con Nibiru (el planeta X). La descripción sumeria del Sistema Solar tiene 6000 años de antigüedad e incluye un planeta extra que llaman Nibiru, que quiere decir "planeta del cruce".

El nombre sale de una leyenda, en donde se supone que en el pasado Nibiru cruzó la órbita de la Tierra y colisionaron, generando la órbita altamente elíptica de Nibiru y el cinturón de asteroides.
Lo sumerios decían que el Sistema Solar estaba compuesto de 11 planetas (contando a la Luna), y se aferraban a la idea de que existían un doceavo miembro, el planeta madre, Nefilim. Que hoy llamamos Planeta X.
de UNAM Website

Entradas populares